Bullying

Acoso Escolar

En este despacho profesional, dada la experiencia de D. Antonio Casado Mena, quien entre otros casos a destacar, fue abogado de la familia de Lucía, una niña ésta de trece años que decidió acabar con su vida tras haber estado sometida, durante dos años, a un incesante hostigamiento por parte de sus compañeros del colegio. Desde entonces, el letrado ha ofrecido infinidad de entrevistas y charlas sobre el bullying, llegando incluso a escribir un libro explicativo y didáctico, para la editorial ALIENTA, del grupo PLANETA, titulado "Todos contra el Bullying. Claves para detectar, evitar y solucionar el acoso escolar", que ofrece respuestas a las preguntas fundamentales que se pueden formular cualquier menor o adulto al enfrentarse a un caso de este tipo.

Ofrecemos un servicio preventivo del acoso escolar, amén de actuar en los momentos iniciales para con el centro de enseñanza y las familias que están sufriendo el problema.

¿Qué es el acoso escolar?
Es un fenómeno tan antiguo como oculto, que ha estado presente desde siempre en las relaciones entre escolares. Sin embargo, ahora ha dejado de entenderse como algo “normal”, o sea, como chiquilladas, para convertirse en un auténtico problema social que el legislador penal ha encuadrado dentro de los delitos contra la integridad moral. Se trata de proporcionar, de manera reiterada e intencionada, un trato degradante grave de un menor o grupo de menores hacia otro más débil, sometiendo a la víctima a una situación de humillación e indignidad que atenta contra su integridad moral, provocando un efecto lesivo, siempre y cuando estos hechos sucedan entre menores de un mismo centro docente o vinculado directa o indirectamente con éstos.

¿Qué medidas legales hay contra el acosador?
Las alternativas legales para dirigirse frente a un acosador dependerán fundamentalmente de la edad con la que cuente éste a la hora de producirse los hechos. En este sentido, podemos encontrarnos las siguientes alternativas:

—Si el supuesto acosador es menor de catorce años y llega denuncia o atestado a la Fiscalía de Menores, se abrirán diligencias preliminares, como una mera forma de registrar el asunto […] Se enviará testimonio de lo actuado a la dirección del centro escolar donde se estén produciendo los abusos para que dentro de sus atribuciones adopte las medidas procedentes para poner fin a los abusos denunciados y proteger al menor que los está sufriendo. En este supuesto, los padres serán civilmente responsables de las actuaciones de sus hijos, aunque sus hijos sean inimputables.

—Si el acoso proviene de un menor de dieciocho años pero mayor de catorce años se podrá exigir responsabilidad penal y civil conforme al Código Penal, si bien por el proceso penal de menores, regulado en la LO 5/2000, de 12 de enero, de responsabilidad penal de los menores […] En la jurisdicción penal juvenil no existen las penas como tales, sino un catálogo de medidas reeducativas que atenderán a las circunstancias personales de cada menor.

—Si el acosador es mayor de dieciocho años se podrá exigir responsabilidad penal y civil conforme al Código Penal, por el proceso penal ordinario regulado en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Por último, y al margen de la edad de los alumnos, el centro docente público o concertado de cada comunidad podrá imponer medidas de corrección a los alumnos que adoptarán en el caso de conductas contrarias a las normas de convivencia.

Además de las acciones penales contra el agresor descritas, se pueden exigir responsabilidades civiles tanto al propio menor como al centro educativo, a los profesores, a los padres/tutores, a los acogedores y guardadores legales o de hecho del menor que delinque, y a la Administración Pública.